En los primeros 12 años de Prime Work Spaces

El pasado 30 de octubre, Prime Work Spaces cumplió 12 años. Con orgullo por los resultados obtenidos, la CEO y fundadora Sandra Pérez, expresa su sentir y algunos tips que la ayudaron a tener este crecimiento. Hechos que se respaldan con mensajes que inspiran, para el desarrollo de la operación y expansión que tiene planeada.

Por: Sandra Pérez, CEO y fundadora de Prime Work Spaces. 

Es un hecho, emprender está de moda y también se ha convertido, para muchos, casi en una necesidad o una vía más de ganarse la vida. Los despidos masivos, la crisis, la falta de trabajo por cuenta ajena, salarios ridículos y condiciones laborales precarias… han impulsado a muchas personas a probar fortuna emprendiendo, a crear su propia empresa pequeña o unipersonal, su mini-proyecto emprendedor, de forma online o también offline, en solitario o juntándose con socios con objetivos similares.

Al día de hoy, mires donde mires, estamos rodeados de cursos, talleres y charlas dedicadas al emprendimiento. Cada vez se crean más másters, tanto universitarios como no regalados, enfocados a ayudar al emprendedor a idear, planificar, lanzar y desarrollar su proyecto con éxito.

Han surgido numerosos gurús del emprendimiento, pero también personas normales que han conseguido triunfar como emprendedores y nos lo cuentan a través de conferencias, blogs, de quienes publican libros e imparten cursos, de forma presencial y a distancia. “Despedir a tu jefe” se ha convertido en el lema del siglo XXI y se está dando una verdadera fiebre alrededor de este fenómeno social y profesional.

Pero las estadísticas hablan por sí solas: el 80% de empresas desaparecen en el primer año de vida, sobreviviendo tan sólo el 5% de las empresas creadas dentro de los 5 primeros años. Las razones del cierre de empresas pueden ser muchas, y una de esas razones es la persona que está detrás de su empresa: el emprendedor.

La fe y la confianza

Tener un autoestima sano es el primer paso para emprender. Te debes valorar y sentirte merecedor del éxito, debes confiar en ti mismo y por tanto en tu proyecto. Esto lo percibirán tus potenciales clientes y empleados, por lo que ellos también confiarán en ti.

Debes crees en ti y perder de vista los miedos y las emociones desagradables y enfrentarte día tras día a tus propias emociones. Debes aprender a manejar las emociones y generar pensamientos positivos.

Resiliencia 

Emprender es de valientes, no es un tarea fácil. Te vas a tener que enfrentar a numerosas dificultades en tu día a día: rechazos, clientes que no llegan, tener que hacerlo todo por tu cuenta cuando empiezas, desconoces cómo funciona la burocracia, te falta organizarte y planificar tu trabajo, necesitas formación constante para poder salir adelante, aliados, socios, colaboradores, y un largo etcétera. Necesitarás desarrollar lo que en coaching mencionamos mucho: la resiliencia. Ser capaz de superar dificultades de forma exitosa.

Pasión y talento 

Requieres de estas dos cualidades para emprender, especialmente cuando tú eres tu propia empresa, o lo que en el mundo del emprendimiento se llama tu marca personal. Tu pasión te ayudará a persistir en momentos difíciles, a ir a por todas, a vivir en plenitud este proceso nada complicado al principio. El talento te permitirá desarrollar tu trabajo con calidad y te ayudará a ser más eficiente. Si sólo emprendes por cuestiones económicas, puede que tengas suerte y te salga bien, pero en momentos difíciles va a ser tu pasión la que te permita mantenerte ilusionado y no desistir.

Determinación y constancia 

Se trata de tener muy claro lo que quieres lograr e ir a por ello. Tener presente tu meta final y objetivos intermedios. Ser capaz de tener suficiente disciplina para no dispersarte, no alejarte de tus objetivos. Tener una estrategia y organización de tu trabajo y mantener el foco en lo que es realmente importante para tu proyecto como emprendedor. Si careces de esas cualidades, es posible que tu rendimiento no sea el más óptimo y te cueste llegar a tus metas.

Humildad 

El éxito normalmente demora en golpear a tu puerta es decir que no llega de la noche a la mañana. Los golpes de suerte no están a la orden del día. Vas a tener que llegar a tus metas paso a paso. Reconocer tus errores y aceptar que otros tal vez sepan más que tú, especialmente cuando empiezas. La humildad se infravalora muchas veces en el mundo empresarial, pues vemos a la competencia como una amenaza y por tanto creemos que debemos demostrar ser los mejores. Humildad es ir poco a poco, es enfrentarse a tus miedos y emociones desagradables, reconocer que no eres más que otros y aceptar que puedes equivocarte en el camino, porque seguramente lo vas a hacer. Nadie nace sabiendo y equivocarse es algo natural.

Generosidad 

Para recibir, primero tienes que dar. Cuando empiezas un proyecto emprendedor, muchas veces trabajarás gratis. A mí me está pasando y a mucha gente que empieza también. Si quieres que la gente te conozca, confíe en ti y por ende, compre tus productos o servicios, primero debes ofrecerles algo de mucho valor y calidad. No pienses sólo en la parte económica de tu proyecto, aprende a dar para luego recibir.

Paciencia 

Una de las cualidades más relevantes para ser emprendedor, desde mi punto de vista, es tener la santa paciencia. Y es que muchos abandonan cuando ven que los resultados no llegan. En el mejor de los casos, se desesperan y aparece la frustración. Como decía en el punto anterior, ser capaces de esperar de forma prolongada, dar antes de recibir, trabajar gratis o ver que no consigues los resultados deseados, es una cualidad que todo emprendedor debería desarrollar. Pero en la vida real ocurre muchas veces que cuando emprendemos, deseamos obtener frutos cuanto antes y si no vemos recompensa a nuestro trabajo, perdemos la ilusión y las ganas de seguir haciendo nuestro trabajo.

Formación contínua 

Marketing, estrategia, ventas, publicidad, logística, nuevas tecnologías, redes sociales, temas burocráticos y administrativos… Un emprendedor cuando empieza su proyecto suele hacerse cargo de numerosas actividades casi a la vez, puesto que no tiene la capacidad económica de delegar en otros o de subcontratar a especialistas.

La clave está en seguir formándose y no quedarse en un punto, creyendo que has alcanzado tus propósitos. Un emprendedor siempre quiere más: es curioso por naturaleza, se forma continuamente, lee mucho, acude a conferencias y eventos, está en constante evolución y aprendizaje.

Ambición 

El querer más y no conformarse nos lleva a una de las características más importantes para un emprendedor: la ambición. Pero no la ambición desmedida, que muchos solemos confundir con codicia o querer triunfar a costa de cualquier cosa, sino una ambición vista de forma positiva, en su justa medida. Y es que la ambición es necesaria para alcanzar metas, así como fijar objetivos nuevos. Siempre es bueno imaginar metas más amplias y retadoras, incluso que vayan más allá de tus posibilidades actuales, es decir: pensar a lo grande, pero sin obsesionarse por ello.

Éstas son, a grandes rasgos y en mi opinión, algunas de las claves que a mi como emprendedora todos los que emprendemos debemos tener. ¿Valemos todos para emprender? Tengo una profunda convicción de que cualquier persona que desee realmente emprender, puede hacerlo, pues todos tenemos dentro un gran potencial que si nos ponemos a ello, podemos desarrollar.

Prime Work Spaces: Charla-taller-networking

Si eres emprendedor o tienes interés por emprender, Prime Work Spaces invita al lanzamiento de la charla-taller-networking. Esto será el 22 de noviembre desde las 11:30 am hasta las 3:00pm. Incluye un almuerzo de trabajo, donde inaugurarán estas sesiones del Guru del Emprendimiento. Contaré mi experiencia y hablaré de cómo hemos llegado hasta aquí en estos 12 años.

Junto a otros profesionales trataremos los retos del emprendedor. Ofreceremos claves para que cada emprendedor aprenda a ser más consciente de sus actividades diarias y donde logre combatir el estrés, transmitir seguridad, empatía y confianza en el desempeño de sus retos diarios.

La charla-taller-networking tendrá lugar en el Work Coffee & bar de Prime Work Spaces: calle 90 N 12 – 28 Piso 1. En este link https://www.primeworksp.com/charla-taller-networking-22-11-19/ pueden acceder al programa, registrarse y nosotros llamamos para generar el cobro y reserva de la asistencia.

El valor del evento es de $18.000 incluido IVA, con el cual daremos un almuerzo y la participación al evento. Los cupos son limitados.

 

https://revistapym.com.co/comunicacion/12-anios-prime-work-spaces