Innovación de todas las partes

El concepto de espacios de trabajo compartido, conocido también como shared workspaces, ha tomado fuerza en los últimos años. Esta tendencia surge como respuesta a los cambios culturales y a la necesidad de encontrar nuevas dinámicas de trabajo que le permitan a las marcas mantenerse al día y seguir innovando.

¿Qué hay de especial en estos espacios? A diferencia de una oficina tradicional, están compuestos por miembros que trabajan para una variedad de empresas, emprendimientos y proyectos diferentes. Y debido a que hay poca competencia directa o política interna, muchos no sienten que deben seguir una dinámica para encajar.

Para muchos empleados, trabajar en medio de personas que realizan diferentes tipos de actividades ayuda a fortalecer la identidad de su propio trabajo.

La inclinación a esta tendencia ha obligado a las empresas que ofrecen oficinas de trabajo compartido a buscar formas de reinventarse y, además de poner a disposición las comodidades tradicionales, ampliar su oferta con otros servicios como espacios de coffe Works, cocinas, recepciones amistosas y llamativas. Gracias a esto, cada vez son más los negocios que optan por implementar el trabajo colaborativo para reducir costos y mejorar la cultura corporativa.

Un ejemplo de esto es Prime Work Spaces, una red colombiana de oficinas de trabajo compartido que año tras año apuesta a un crecimiento promedio del 35%. Actualmente, cuenta con tres sedes de oficinas físicas y virtuales en Bogotá, diseñadas de acuerdo a las necesidades específicas de cada empresa.

 

Por: Sandra Perez